Irma Grese, la asesina más sádica y cruel de la historia



Irma Grese ha pasado a la historia como la persona más sádica y cruel que la humanidad ha conocido. Superó incluso a la famosa Elizabeth Bathory, la cual asesinó a 616 mujeres. Fue imposible determinar el número concreto de asesinatos que cometió. Se dice que los cometía a un ritmo promedio de treinta al día.

Conocida como el “Angel de Auschwitz”, “La Bestia Bella”, “La Cancerbera”, “El ángel de la Muerte” o “La Perra de Belsen”. Nació el 17 de octubre de 1923 y dejó sus estudios en 1938, dos años después de que su madre se suicidara en 1936.

A la edad de 14 años su mente estaba manipulada. Pasó dos años en un sanatorio de las SS intentando graduarse en enfermería, algo que nunca consiguió. Pronto se vio fascinada por la oratoria de Hitler y comenzó a formar parte de las juventudes hitlerianas.

A la edad de 15 – 16 años fue amante de los altos cargos nazis, tanto de hombres como mujeres, ya que era bisexual.

Con 18 años, en 1942, se presentó como voluntaria para entrenamiento en el campo de concentración de Ravensbruck. Fue a su hogar con el uniforme de las juventudes y su padre que era disidente la tiró de casa. De la rabia que sintió denuncio a su padre y lo metió en la cárcel, el cual se quedó allí el resto de su vida.

En 1943 fue trasladada al famoso campo de concentración de Auschwitz. A finales de ese mismo año fue ascendida a supervisora de la parte femenina, siendo la segunda mujer de más alto rango después de Maria Mandel. Aquí fue donde se ganó el apodo de “El Ángel de Auschwitz” por el nivel de su crueldad. Tenía a su cargo 30.000 prisioneras judías, en su mayoría polacas y húngaras



Cita:

Mi mayor placer es dispararle a una judía embarazada ya que así mato a dos enemigos del Führer



Después de sembrar el terror y el sufrimiento más tarde pasó a otros campos de concentración, Ravensbruck y Bergen – Belsen, donde fue directora de la parte femenina del campo

Entre las atrocidades que comentió se podrían destacar muchas. Irma tenía unos perros de raza Doverman a los cuales les hacia pasar hambre y luego les daba de comer las piernas de las prisioneras, de esta manera las obligaba a ir gateando.

A pesar de ser sádica también estaba enferma mentalmente, algo que demostraba cuando tenía orgasmos mientras destrozaba los pechos de las prisioneras con una fusta que siempre la acompañaba.

Según el testimonio de Gisella Perl, ginecóloga judía de Auschwitz:

“Grese gustaba de azotar con su fusta en los senos a jóvenes bien dotadas, con el objeto de que las heridas se infectaran. Cuando esto ocurría, yo tenía que ordenar la amputación del pecho, que se realizaba sin anestesia. Entonces ella se excitaba sexualmente con el sufrimiento de la mujer”.
Tenía relaciones sexuales de ambos sexos y al finalizar enviaba a algunas víctimas directamente al crematorio.

Siempre usaba botas pesadas, una fusta y una pistola. Irma era conocida por asesinar a las prisioneras a sangre fría, torturar niños y propinar palizas brutales con su fusta de látigo trenzado hasta provocar la muerte a sus víctimas.

Ni ella ni las de su alrrededor mostraban ni un mínimo de humanidad. Después de matar a cientos de personas por la mañana, llegaba la tarde y se iban al campo a disfrutar de buenas y felices comidas.

La obsesión de su vida era crear un ejército de mujeres nazis. El último mes que estuvo en el campo de concentración dejó morir de hambre a 93.000 personas entre ellas Ana Frank y su hermana.

Cuando fue capturada pasó a ser considerada una de las principales criminales de guerra. Irma nunca admitió todos los asesinatos ni las torturas, pero sí admitió sus ideales nazis, cantando himnos de las SS en su celda.

Olga Lengyel, declaró en el jucio que Irma mantuvo relaciones con el SS Hauptsturmführer Joseph Mengele y Josef Kramer.

En el jucio de Bergen Belsen, realizado de septiembre a diciembre de 1945, fue condenada a muerte a los 21 años de edad y la semana que cumplió 22 la ahorcaron. Ha sido la mujer más joven condenada a muerte sobre las leyes inglesas del siglo XX.

Fue ejecutada en la prision de Hamelín, en Alemania, el 13 de diciembre de 1945. Sus últimas palabras a su verdugo fueron: “Schnell!” (¡Rápido!).

Actualmente existen supervivientes que escaparon con suerte de esta mujer.
Opciones
Estadísticas
Creado 12.09.2014 a las 19:43 hs
Categoría CreepyPastas
  • 4
    Medallas
  • 0
    Favoritos
  • 1151
    Visitas
  • 52
    Puntos
  • 0
    Seguidores
Comentarios
5
Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.

Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!
Autor del post
Ver perfil de PeterIbarraR PeterIbarraR
Hombre Iron Member  Mensaje
1,679 52 42
Medallas
4
Recibenos en tu Correo!
rss

Posts relacionados