conspiraciones, actuales y antiguas en contra de la humanidad, Todo este mundo no es lo que crees, es una matrix en donde somos borregos siguiendo leyes de seres poderosos que gobiernan este mundo y tienen contacto con seres no terrenales, si no mas bien de otros mundos que intervienen en el gobierno mundial.
Ver más
  • 1Miembros
  • 2Temas
  • 0Seguidores

HIROSHIMA Y NAGASAKI: LO QUE NO NOS CUENTAN




Según me contaron en clases de historia, el lanzamiento de las dos bombas atómicas en Japón aunque desastroso, salvó vidas ya que el ejército estadounidense no tuvo que combatir cuerpo a cuerpo con el japonés. También está el cínico argumento que en estado de guerra se suelen cometer atrocidades. Y por último habrán otros que piensen que los japoneses se lo tenían merecido por sus actos inhumanos cometidos en China. Cierto es, que si nos pusiéramos a confrontar estos argumentos siempre encontraríamos hipótesis válidas para cada caso. Una forma factible de hablar de un evento pero sin contar nada de él.
La pregunta que nos tenemos que hacer es ¿qué pasó realmente? ó ¿fue realmente necesario la utilización de armas atómicas? ¿Por qué el general MacArthur impuso con éxito la censura total de lo que ocurrió en la Zona Cero? Uno de los primeros actos después de asumir el cargo de virrey de Japón fue la confiscación y/o destrucción de la evidencia fotográfica que había de los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki.

La inteligencia estadounidense, con el pleno conocimiento de la administración del presidente Truman, estaba al tanto de la búsqueda desesperada de rendición de Japón con honor meses antes de que Truman diera la orden fatídica para incinerar Hiroshima.

Los datos de inteligencia, desclasificados en la década de 1980, mostraron que los planes de contingencia para una invasión de EE.UU. a gran escala (prevista para no antes del 01 de noviembre 1945) habría sido innecesaria. Japón estaba trabajando en las negociaciones de paz a través de su embajador en Moscú, ya en abril de 1945. Truman sabía de estos acontecimientos, porque los EE.UU. habían roto los códigos japoneses a principios de año, y todos los mensajes de militares y diplomáticos de Japón estaban siendo interceptados. El 13 de julio de 1945, el Ministro de Relaciones Exteriores  Togo, dijo: “la rendición incondicional (renunciar a toda soberanía, especialmente deponer al emperador) es el único obstáculo para la paz.”

Truman y sus asesores sabían de estos esfuerzos, y la guerra podría haber terminado a base de diplomacia con sólo aceptar una rendición condicionada y no a la pérdida de la total soberanía. Esa concesión fue razonable – aparentemente ilógica – rechazada por los EE.UU. en sus demandas de rendición incondicional, inicialmente exigida en la Conferencia de 1943 de Casablanca entre Roosevelt y Churchill, y reiterada en la Conferencia de Potsdam entre Truman, Churchill y Stalin. Sin embargo, los japoneses continuaron la búsqueda de una paz honorable a través de negociaciones.

Incluso el Secretario de Guerra Henry Stimson, dijo: “la verdadera cuestión no era si la entrega hubiera sido posible sin el uso de la bomba, pero si un curso diplomático y militar diferente habría dado lugar a una entrega anterior. Una gran parte del gabinete japonés estaba listo en la primavera de 1945 para aceptar la veracidad de los mismos términos finalmente acordados” En otras palabras, Stimson consideró que los EE.UU. habían prolongado innecesariamente la guerra.

Después de que Japón hizo entrega, MacArthur dejó al emperador que permaneciera en su lugar como jefe espiritual de Japón, la condición misma que forzó a los líderes japoneses a rechazar  las condiciones humillantes de “rendición incondicional”.
Así que las dos preguntas esenciales necesitan respuesta para comprender lo que estaba pasando detrás de las escenas:

1)      ¿Por qué los EE.UU. se negaron a aceptar sólo la demanda de Japón sobre su rendición (la retención del emperador) y
2)      ¿Por qué se usaron las bombas atómicas cuando la victoria en el Pacífico ya era una certeza?

El Almirante William Leahy, alto asesor militar del presidente Truman, dijo en sus memorias de guerra:

“Es mi opinión que el uso de esta arma bárbara en Hiroshima y Nagasaki no sirvió de ayuda material en nuestra guerra contra Japón. Los japoneses ya estaban derrotados y listos para rendirse a causa del bloqueo marítimo eficaz y el bombardeo exitoso con armas convencionales. Mi opinión es que al ser los primeros en usarla, habíamos adoptado un estándar ético común similar a los bárbaros de la Edad Media “.
Y el general Dwight D. Eisenhower, en una visita personal con el  presidente Truman  un par de semanas, lo instó a no utilizar las bombas atómicas. Eisenhower dijo (en una entrevista de 1963 en Newsweek):

“No era necesario golpearlos con esa cosa horrible. . . utilizar la bomba atómica, para matar y aterrorizar a la población civil, sin intentarlo siquiera [negociaciones], fue un doble crimen “.
Cierto es que hubo una serie de factores que contribuyeron a la decisión del gobierno de Truman a utilizar las bombas.

1)      Los EE.UU. habían hecho una gran inversión en tiempo, mente y el dinero (2 mil millones en 1940) para producir tres bombas, y no había ningún deseo para detener el impulso.
2)      El liderazgo militar y político de EE.UU. – al igual que muchos estadounidenses comunes y corrientes – tuvo un tremendo apetito de venganza por Pearl Harbor. La misericordia no estaba en el modo de pensar de los militares de EE.UU. o de la población cansada de la guerra y las misiones contra Hiroshima y Nagasaki fueron aceptadas.
3)      El material fisionable en la bomba de Hiroshima fue de uranio. La bomba de Nagasaki era una bomba de plutonio. La curiosidad científica era un factor importante que impulsó el proyecto hasta su finalización. Los científicos del proyecto Manhattan (y el director del Ejército de los EE.UU. del proyecto, el general Leslie Groves) tenían curiosidad sobre “qué pasaría si toda una ciudad fuera arrasada por una sola bomba de uranio” o “qué efectos tenía una bomba de plutonio”.
La decisión de utilizar dos bombas se había tomado mucho antes de agosto de 1945. La aceptación de la rendición de Japón no era una opción si el experimento de la ciencia debía seguir adelante. Por supuesto, el intervalo de tres días entre las dos bombas era desmesuradamente corto si la bomba de Hiroshima fue diseñada para obligar a la rendición inmediata. Comunicaciones de Japón y las capacidades de transporte estaban en ruinas, y nadie, ni siquiera los militares de EE.UU., y mucho menos el alto mando japonés, entendieron completamente lo que había sucedido en Hiroshima. (El Proyecto Manhattan era tan alto secreto que incluso Douglas MacArthur, comandante general de todo el Pacífico, se había mantenido fuera del circuito hasta cinco días antes de Hiroshima).
4)      Los rusos habían proclamado su intención de entrar en la guerra con Japón 90 días después del Día VE (Victoria en el Día de Europa, 08 de mayo), lo que habría sido el 8 de agosto, dos días después que Hiroshima fuera bombardeada. En efecto, Rusia declaró la guerra a Japón el 8 de agosto y fue avanzando hacia el este a través de Manchuria cuando Nagasaki fue incinerado. Los EE.UU. no quería compartir el motín de guerra con Rusia. Rusia estaba a punto de ser la única superpotencia – y un futuro enemigo – así que también fueron dos “mensajes” nucleares para los rusos. Rusia efectivamente recibió mucho menos de lo previsto de los despojos de la guerra, y las dos superpotencias se sumieron en el estancamiento de la Guerra Fría que llevó a la carrera de armas nucleares. Lo que sucedió fue una locura militar que llevó a  la quiebra moral y financiera de ambas naciones durante el par de generaciones siguientes.


Otra realidad vergonzosa es que 12 pilotos de la Marina Americana, murieron en la cárcel Hiroshima el día fatídico. Se estima que unos 80.000 civiles inocentes, más de 20.000 jóvenes reclutas desarmados japoneses murieron en el acto en el bombardeo de Hiroshima. Cientos de miles de personas sufrieron una muerte lenta por quemaduras, enfermedad por radiación, leucemias, anemias e infecciones intratables para el resto de sus vidas acortadas. Generaciones de la progenie de supervivientes también fueron afectados por enfermedades inducidas por la radiación: horribles cánceres y muertes prematuras, todavía en curso a día de hoy.

Así que la guerra versión oficial aprobada oficial del fin de la guerra en el Pacífico contiene un lote de mitos de los que nos alimentan continuamente nuestros “líderes de opinión”, políticos y medios militares corporativos. Existen otras realidades censuradas a incluir de lo que realmente sucedió tanto en invasiones militares de Estados Unidos como en ocupaciones de los países de Corea del Norte, Irán, Viet Nam, Laos, Camboya, Líbano, Granada, Panamá, Filipinas, Chile, El Salvador, Nicaragua, Guatemala , Honduras, Haití, Colombia, Kuwait, Iraq, Afganistán, etc, etc Esta lista no incluye las innumerables operaciones secretas del Pentágono / CIA encubiertas y los atentados en el resto del mundo, donde unas 150 naciones contienen bases militares estadounidenses (permisos generosamente pagados por el soborno o amenazas de sanciones económicas).

6 y 09 de agosto 1945 son sólo dos ejemplos más del lavado de cerebro que ocurre en todas las  agendas políticas sobre las guerra, que siempre van acompañadas de la masacre humana inevitable que se etiqueta eufemísticamente como “daños colaterales” o “fuego amigo” .

Puede que ya sea demasiado tarde para rescatar y resucitar el sentido humanitario, la pacificación que solíamos conocer y amar. Puede ser que sea demasiado tarde para afrontar eficazmente el secuestro corporativo de la democracia de los estados-nación. Puede ser que sea demasiado tarde para impedir que las élites gobernantes arrogantes y codiciosos tengan éxito, arrastrando egoístamente nuestro mundo por el camino a la destrucción.

Pero todavía puede haber alguna esperanza. En lugar de guardar silencio acerca de las guerras que los belicistas están provocando en todo el planeta, las personas de conciencia deben comenzar a aprender toda la verdad de la historia, a pesar de lo incomodos que nos sentiremos (disonancia cognitiva) porque puede socavar la idiosincrasia que una persona ha llevado durante toda su vida. La verdad no se puede ignorar más.
Opciones
Regístrate para acceder a las opciones del tema
Estadísticas
Creado: Más de 2 años
  • 0
    Favoritos
  • 188
    Visitas
  • 0
    Seguidores
  • 1
    Calificación
Comentarios -1
Vimoqui dijo Más de un año :
Interesantes puntos de vista, no me habia pasado por aqui, saludos!
Tienes que ser miembro para responder en este tema
Autor del tema
Ver perfil de darthvader80 darthvader80
Hombre Moderador  Mensaje
1,814 1 0

Denunciar Tema - Historial